Las conferencias empresariales: ¿son realmente funcionales?

Las conferencias empresariales: ¿son realmente funcionales?

¡Deben ser divertidas!

De lo que hago hoy en día, dictar conferencias es lo más divertido.

Debe estar relacionado con alguna frustración de haber querido ser cantante y subirme a un escenario. No contaba con que me iban a sacar del coro del colegio sin haber cumplido 2 meses de haber ingresado.

Un día llegué a clase y no me dejaron entrar. Señor Rozo, le recomiendo elegir otra electiva, le pongo la nota que usted quiera, pero por acá no vuelva más. Usted no sirve para esto.

Duró poco mi carrera artística.

Entonces debe ser que hay una conexión de lo uno con lo otro en el porque cuando me contratan para dictar conferencias me la paso realmente bien, para mi es diversión pura.

Pero, siempre me he hecho la pregunta, ¿Son realmente estos espacios de conferencias funcionales para las empresas? ¿Cómo hago yo para que la mayor cantidad de gente salga diciendo, adquirí algo muy funcional hoy para mi gestión?

¡Deben ser personalizadas!

En mi caso son varias cosas:

No tengo recetas ni conferencias estándar. Para mi es una obligación tener una reunión previa para entender los objetivos de la empresa, sus objetivos se convierten en mis objetivos. El diseño de mis conferencias está 100% alineado con lo que las empresas necesitan.

Elijo 3 temas que quiero que queden en la cabeza de los asistentes. Máximo 3. Está más que comprobado que si haces énfasis en un número mayor, no les va a generar recordación. Y estos temas pasan por 3 fases, los anuncio, los desarrollo y los refuerzo.

Cuento historias, la gran mayoría mías, para que ojalá se rían un rato de mí. Las historias generan mucha más recordación que los conceptos.

¡Deben ser simples!

Hago simple la comunicación. Me di cuenta hace rato de que no se trata de que vean que se de lo que hablo, como en la universidad que era lo que tocaba. Se trata de que se entienda un concepto para que se ejecute. «Clear its much better than clever». Hacerlo simple es mucho mejor que inteligente.

Abro canales de contacto. Todos los que quieran, me agrada contestar preguntas que me hacen quienes asistieron a una de mis conferencias.

Las ayudas audiovisuales, el famoso PPT, las hago estratégicas y lo más limpias posibles, el exceso de información mata todo.

Construyo ejemplos que generen recordación y les permita conectar a la hora de implementar.

¡Las conferencias empresariales siempre serán espacios valiosos!

Para concluir acerca de la pregunta inicial, mi respuesta va a ser un poco sonsa. 

Hay muchas personas a las cuales logramos impactar a través de las conferencias y hay algunas otras que por más magia que pongamos su cabeza esta en otro lado y la dopamina de cosas como las redes sociales nos las deja estar allí por más que su cuerpo este ocupando una silla.

Mi labor es que sean muchos más los del primer grupo. Como decía Oso Trava, hoy en día el conocimiento esta más disponible que nunca, lo que falta es interés en aprender.

Siempre que hablo de conferencias me acuerdo de mi primera a nivel empresarial, año 2000, llevaba solo 3 meses en la empresa y me enviaron a Cúcuta a dictar una. Del aeropuerto a la Cámara de Comercio de Cúcuta, sigo teniendo en mente que en este auditorio caben 35,000 personas, al menos así lo recuerdo.

Me acuerdo estar detrás de la cortina diciéndome a mi mismo, convicción, todo lo debo decir con convicción, así diga burradas que sean con convicción. Habré dicho bastantes, ya no lo recuerdo muy bien.

Tengo un libro para ti...

Tengo un libro, de eso hablo en mis conferencias, de lo que habla el libro. Bueno, de algunas otras cosas más.

Aquí lo puedes comprar: https://switchy.miguelrozo.co/libro

Un abrazo apretado,

Compartelo

Post Relacionados

Las estupirreglas

Me terminé un libro, al final del correo les cuento cuál, que coincide con un tema relativamente nuevo en esta newsletter, que es contarte que

Leer más

Esquezofrenia

Se armó tráfico en la máquina de hacer barras en el gimnasio. Ahí justo nos encontramos 3 personas; a veces te toca acordar con desconocidos

Leer más