El Rincón de las Cagadas

El Rincón de las Cagadas

Los seres humanos somos incoherentes.

Satanizamos los errores en las empresas, nadie se puede equivocar.

Lo hacemos en todos los ámbitos.  Vemos a nuestros deportistas y cuando cometen un error los crucificamos. Los árbitros, bueno, es cierto que hay unos muy malos, pero tampoco aceptamos que se equivoquen.

Tú mismo con tus amigos, practicas un deporte los fines de semana y no aceptas que haya errores en el juego.

¿Por qué crees que eres perfecto? ¿Por qué crees que la perfección existe?

La humanidad trae consigo imperfección, así como nos crecen las uñas, cometemos errores.

No ser consciente de esto genera 2 cosas:

  1. Que no existe el atrevimiento por el miedo a equivocarse. La única forma de no cometer errores es no hacer nada. Se frena la creación, la innovación, el aprendizaje y un montón de cosas más que vienen de hacer cosas diferentes.
  1. Que los errores se escondan. ¿Te has visto enfrentando a esos problemas gigantes con un cliente, que se hubieran minimizado si alguien hubiera dicho, la cagué?

Ahora, no estoy diciendo que creemos una licencia para hacer cagadas. Lo más importante de los errores es el aprendizaje que nos genera. Tuve un jefe que nos decía, bienvenido el error, pero si cometes el mismo error 4 o 5 veces lo que estás mostrando es desinterés o no sirves para esto que estás haciendo.

Más de acuerdo no puedo estar.

Fíjate bien en lo que él decía, los errores sirven hasta para saber si la persona tiene interés en su trabajo o está en el lugar donde puede entregar el mayor valor.

Hace poco tuve una cagada monumental. Uno de mis clientes, alguien a quien aprecio y admiro mucho, me envió un mensaje por WhatsApp que decía: Miguel, te acabo de copiar por email un mensaje para un cliente, cuéntame cómo te parece.

Yo estaba en un evento escuchando una presentación de macroeconomía global y local y con el afán de ser ágil en mis respuestas, leí el mensaje detenidamente y le di responder con mis comentarios. Esa misma tarde, cuando nos reunimos me dijo, le copiaste tu respuesta a mi cliente.

Upppssss. 🤦🏻‍♂️🤦🏻‍♂️🤦🏻‍♂️.

Aprendí que debo leer quienes están copiados.

Pero sabes qué pasa, en este nuevo mundo mediático de información instantánea, de la digitalización y las redes sociales, la gran mayoría quiere mostrar su cara bonita y su pinta de superhéroe, la foto sin arrugas.

Por esto fue que creamos «El Rincón de las Cagadas» un espacio que en esta newsletter llamabamos Metidas de Patas Empresariales, que te va a seguir llegando una vez por mes con un invitado especial, pero que ahora lo haremos también en vivo a través de un live en mi cuenta de Instagram.

Quiero hacer algo diferente, la gran mayoría de cosas que encontramos están basadas en logros, no, yo quiero que hablemos de cagadas.

Será un espacio con mucho aprendizaje y también con mucho humor, hay que reírnos de las cagadas que hacemos ¿No?.

Y como se trata de dar ejemplo, este jueves 14 de diciembre en mi cuenta de Instagram a las 8pm hora de Colombia, les voy a contar una de mis cagadas empresariales, que me costó sangre, sudor y lágrimas. Aquí: https://www.instagram.com/miguelrozou/?hl=en

Los espero, después me cuentan cómo les pareció.

Un abrazo apretado, 

Miguel Rozo

Acá puedes comprar mi libro: https://switchy.miguelrozo.co/libro

Si te pareció útil la newsletter de hoy, compártela, abajo el link para que otros se suscriban. Es gratis. https://switchy.miguelrozo.co/newsletter

Compartelo

Post Relacionados

Las estupirreglas

Me terminé un libro, al final del correo les cuento cuál, que coincide con un tema relativamente nuevo en esta newsletter, que es contarte que

Leer más

Esquezofrenia

Se armó tráfico en la máquina de hacer barras en el gimnasio. Ahí justo nos encontramos 3 personas; a veces te toca acordar con desconocidos

Leer más